Por ejemplo, nuestra dificultad práctica es que no sabemos cómo practicar para ser una persona honesta, sin embargo, oramos para que Dios nos purifique porque todavía tenemos una disposición arrogante. Jesús contó una historia acerca de dos hombres que fueron al templo para orar. Dios obra en Su propia línea de tiempo y a su manera. Orar por santificación. Para orar amando a Dios, es necesario que en nuestro corazón no existan cosas que no son de Dios. En este artículo te enseñaremos cómo aprender a orar a Dios de la forma adecuada gracias a diferentes consejos que … Pronto, cuando intervenga en los asuntos humanos, aplastando a los demás gobiernos y ejerciendo el control absoluto sobre toda la Tierra (Daniel 2:44). “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.” Jesús llamó a Dios “Padre”, y con buena razón, pues, como todo buen padre, es cariñoso y protector. Se puede decir que los que están sin oración son muertos que no tienen espíritu, lo que prueba que les hacen falta las facultades para que Dios los toque. Orar es un estilo de vida que define a Dios como el primero y principal. Apple and Apple logo are trademarks of Apple Inc. Google Play y el logotipo de Google Play son marcas comerciales de Google LLC. Creo que muchos hermanos y hermanas tienen tales experiencias, cuando oramos a Dios con reverencia y amor, seremos conmovidos por el Espíritu Santo, tendremos disfrute en nuestro espíritu, y sentiremos que tenemos muchas cosas que decirle a Dios. Contarle a Dios nuestros problemas y pedirle su ayuda. Jesucristo les enseñó a sus discípulos en una ocasión: “Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas; porque a ellos les gusta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. Cómo debemos orar y alabar a Dios ¡La forma correcta! Dios nos habla a través de Su Palabra, a través de las personas que te rodean, a través de acontecimientos que te suceden… el asunto es prestar atención, saber escucharlo. ¡DESPERTAD! (abre una nueva ventana). También, Santiago 1:6-dice: "Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento. Daniel 7:14 profetizó: “A él fueron dados gobernación y dignidad y reino”. En respuesta, Jesús dio un modelo de oración: el padrenuestro. Segundo: Ora a Dios de manera sincera y honesta. Muchas personas en distintas facetas de sus vidas desean hablar con Dios pero no encuentran una forma fácil de empezar y tener una conversación con Dios pues muchas veces la falta de practica y tampoco no saben que postura, o en que lugar poder elevar una oración a Dios, pero sin duda lo más importante es tener un corazón sincero y abierto a recibir … Al decir “tienen que orar de esta manera”, la intención de Jesús no era que repitiéramos sus palabras como loros. Dios te bendiga Hno. Oraciones que Dios escucha. La oración como diálogo te enseña a aprender a reconocer la voz de Dios en tu vida, la manera particular como te habla a ti. Reinaldo, Le explico, la Oración del Padre Nuestro es un modelo de Oración que nos dejó el Señor Jesús para dirigirnos a Nuestro Padre Celestial, pero uno aprende a orar Leyendo la Biblia, los salmos son oraciones y alabanzas a Dios que también puede tomar como Ejemplos. La oración de Jesús puede ayudarnos a mejorar las nuestras, sobre todo en lo que respecta al orden de prioridades. Es simplemente ser superficial con Dios y tratar de engañarlo; esto a Él le repugna. ^ párr. como orar a dios para ninos; Be Inspired! En sus páginas encontramos una guía fiel que nos ayuda a dirigirnos a Dios con nuestras propias palabras. “Venga tu reino.” El Reino de Dios es un gobierno con Jesucristo como Rey. Con respecto a la importancia de la oración, después de nuestra confraternidad, entendimos: Sólo cuando comprendamos por qué oramos a Dios y la importancia de la oración, le daremos gran importancia a orar y orar con nuestros corazones. Al orar en la presencia de Dios, deberíamos tener una actitud de piedad, tratar a Dios como Dios, reconocer nuestras maldades delante de Dios frecuentemente y reflexionar acerca de que estas cosas no agradan al Señor, y arrepentirnos verdaderamente y confesarnos delante de Dios; y aún más, no ser autosuficientes o presuntuosos.